Tus cables "cogidos con pinzas"

Empezamos con algo facilito facilito, no vaya a ser que nos estresemos. Porque para eso ya están los enredos del cable de los auriculares, del cargador del móvil y el del mouse. ¡Take it easy!

Olvídate de una vez de ese caos de cables y relaja tu mente con este sencillo tutorial en el que aprenderás cómo hacer de unas sencillas pinzas un sofisticado sistema de organización doméstica (o no tanto wink) a la vez que le das un toque de color a tu escritorio.

Qué necesitamos:

- 2 pinzas de madera para tender la ropa

- Washi tape (o en su defecto, pinturas)

- Tijeras

- Pegamento

Instrucciones:

1. Lo básico: tener preparadas las pinzas y el resto de materiales. Usamos pinzas de madera que, además de un efecto más chulo, se pegarán mejor que las de plástico.

2. Cogemos una de las pinzas y ponemos pegamento en una de sus caras (las versiones con aplicador en forma de pincel nos facilitan el trabajo limpio y evitan que nos quedemos pegados, cosa bastante agradecible).

3. Tan pronto como nos permita nuestra agilidad colocamos la otra pinza encima en la dirección opuesta como se puede ver en la imagen #3 y presionamos hasta que queden bien uniditas.

4. A continuación pasamos a decorarlas. Pienso que los washi tapes (celos de colores para el que le suene esto a chino, que casi casi) ofrecen una solución muy sencilla para ello, aunque si no tenéis, podéis optar por pintar las pinzas o dejarlas tal y como están... ¡Freestyle!. Así que cortamos un trozo de washi un tanto más largo que la pinza y lo pegamos por uno de los lados, alineado, sobre todo, al lado más largo.

5. Seguramente nos sobrará por varios lados, por lo tendremos que cortar el celo sobrante.

6. Procurad ser lo más cuidadosos al cortar, queremos que quede la cinta bien ajustada a la pinza. Si no te ves capaz de hacerlo con las tijeras, puede que con un cutter y una mesa de corte te sea más sencillo.

7. Una vez hemos quitado todo lo que sobraba, ¡ya tenemos un lado hecho!

8. Sólo nos queda repetir el proceso del washi tape con el otro lado y... ¡Listo!

Ya tienes tus pinzas organizadoras para enrollar tus cables. Es tan sencillo de usar como de hacer: pon un extremo del cable en donde pinzarías la ropa, enrolla por donde aprietas la pinza de una y otra y remata el final del cable cogiéndolo con la otra pinza. Y si no te haces a la idea, mejor echas un vistazo a las fotos. :)

¡Más fácil imposible!

Comentarios (0)

Deja un comentario